15 sept. 2015

Tarta fácil de queso y fresa sin horno



Ver el video de esta receta


Tarta fácil de queso y fresa sin horno, riquísima y nada pesada esta tarta será un postre delicioso en cualquier momento. ¡¡No dejes de probarla!!


  • Ingredientes:
  • .
  • 220 g Galletas (La que más os guste)
  • 70 g Mantequilla sin sal
  • 500 ml Agua
  • 100 g Fresas
  • 1 Sobre de preparado de gelatina de fresa
  • 500 ml Nata para montar o crema de leche para batir
  • 350 g Queso philadelphia
  • 25 g Licor Cointreau (Licor de naranja)
  • 1 Cucharada sopera de zumo de limón
  • 15 g de gelatina en polvo neutra o grenetina
  • 150 g Azúcar
  • Al gusto Mermelada de fresa de buena calidad
  • .
  • .
  • Utensilios:
  • .
  • 1 Molde desmoldable de 22 cm
  • 1 Molde de 22 cm (Para el preparado de  la gelatina)
  • 1 Base de cartón
  • 1 Tira de acetato o papel de hornear


Preparación:
.
Con una picadora eléctrica picamos las galletas hasta reducirlas a polvo, fundimos la mantequilla y mezclamos con las galletas hasta incorporar, vertemos la mezcla en un molde desmoldable con una base de cartón en el fondo, repartimos la mezcla de galletas por todo el fondo presionando y dejándola lo más lisa posible, colocamos el papel de acetato por el lateral interior del molde y reservamos en la nevera hasta que vayamos a utilizar.
Preparamos la gelatina de fresa siguiendo las instrucciones del fabricante, troceamos las fresas reservando unas 4 para decorar, vertemos en el molde la gelatina (si vemos que va a ser una capa muy gorda no la ponemos toda) y repartimos las fresas, llevamos al congelador unos 45 minutos o hasta que veamos que esta cuajada.
 Montamos la nata bien fría hasta que este firme pero no en exceso y reservamos en la nevera, hidratamos la gelatina con unas 3 cucharadas de agua fría y removemos bien, mientras ponemos el queso en un bol amplio y añadimos el azúcar, el licor de naranja y el zumo de limón batimos con una túrmix unos minutos, disolvemos la gelatina unos segundos en el microondas, le añadimos un par de cucharadas de crema de queso  para rebajar la temperatura y la añadimos a la crema de queso, batimos un poco más, a esta crema le incorporamos la nata montada que teníamos reservada en la nevera con movimientos envolventes para que no se nos baje nuestra mezcla, vertemos la mitad de la mezcla sobre la base de galletas, llevamos al congelador unos 30 minutos o hasta que veamos que se ha cuajado, reservamos el resto de la crema a temperatura ambiente.
Sacamos la gelatina del molde y la colocamos sobre la crema de queso una vez que la tengamos  bien cuajada, vertemos el resto de crema de queso sobre la capa de gelatina y dejamos tapada con papel film en la nevera unas 6 horas.
Cuando desmoldemos y coloquemos la tarta en la bandeja de servir batimos la mermelada de fresa, le repartimos un poco de mermelada por el centro y alrededor sin llegar a los lados, le colocamos las fresas que teníamos reservadas partidas por la mitad, solo nos queda disfrutarla. Probadla os va a encantar.



4 comentarios :

  1. Qué bonita y rica te ha quedado esta tarta. Es un gusto para la vida y segurísimo para el paladar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado divina, aunque supongo que lo mejor será su sabor.

    ResponderEliminar
  3. Hola, ¡qué pinta tiene! Una pregunta. La nata la metemos en la nevera y la reservamos, ¿y luego qué? Me he perdido, socorrooo!!

    ResponderEliminar